👨‍⚕️ Tratamiento de la Depresión #4

tratamiento de la depresion

El tratamiento de la depresión. Nadie disfruta de la depresión, si bien todos han sido sus víctimas en algún momento de su vida. A algunos los afecta más que a otros, según sea el grado de autoconmiseración en que hayan incurrido. A esta altura de nuestro estudio ya hemos aclarado suficientemente que la depresión no se instala a consecuencia “del quimismo corporal”, “de los demás” o “de las presiones de la vida”, sino de nuestra propia actitud mental hacia las tensiones que inducen a la depresión.

Antidepresivos (100% Hormonas, 0% Acción).

La ciencia ha logrado desarrollar diversas técnicas para luchar contra la enfermedad de la depresión. Como es un fenómeno complejo, poder atacar exitosamente cada caso requiere del compromiso y dedicación tanto del paciente como de quienes lo acompañan en la superación de la enfermedad que puede extenderse por años.
En muchos casos, la prescripción de antidepresivos puede ser la mejor manera de enfrentar la depresión. Sin embargo, es importante tener presente que el cuerpo y la mente están conectados completamente. 
La dependencia total de los antidepresivos pudiera ser un arma de doble filo al impedir que la persona pueda intentar resolver sus vulnerabilidades con las prácticas alternativas que también están proyectándose como medios para afrontar la enfermedad. 
Los antidepresivos son compuestos químicos que buscan regular el funcionamiento hormonal del organismo y en especial el de los neurotransmisores. Estas sustancias psicotrópicas no curan la depresión.
El propósito de estas sustancias es la de aliviar los efectos o síntomas de la depresión. Cada paciente tendrá necesidades específicas que se deberán atender por medio de la escogencia adecuada de los antidepresivos debido a que algunos pueden generar efectos secundarios que afecten su funcionamiento total.  
Con los antidepresivos, la persona limita su acción ante los síntomas de la depresión. De esta manera, una enfermedad que combina varias afecciones y causas, es reducida a la atención exclusiva de los antidepresivos, mientras se coarta la posibilidad de influir en el organismo desde otras perspectivas.

Tratar la Depresión con Acciones

tratamiento de la depresion

El tratamiento de la depresión mediante la acción es una buena opción para quienes sienten que se pueden comprometer totalmente contra la depresión. Esta opción implica la búsqueda de información y fuentes relevantes para entender cómo funciona el organismo deprimido y cómo se puede utilizar la alimentación, la acupuntura, la meditación, el deporte o cualquier otra práctica para contrarrestar los efectos de la depresión sin depender de los antidepresivos.
A veces los costos médicos de los antidepresivos exceden las posibilidades de las personas, y la acción termina siendo la mejor aliada. Hay programas que sirven para reforzar esas áreas vulnerables en personas que sufren de depresión, que pueden ser utilizados sin costo alguno para el paciente.
Sin embargo, se necesita que haya un control continuo sobre el paciente para que las terapias alternavas puedan ser exitosas. Dependiendo de la gravedad o profundidad de la depresión o de los episodios depresivos, cada persona deberá acudir a sus controles médicos para alternar la acción con los antidepresivos de ser necesario

Cómo y Dónde Actuar

La mejor manera de enfrentar la depresión es como familia. La familia debe estar consciente de las vulnerabilidades que las afectan y prever cómo estas vulnerabilidades pueden afectar a cada miembro de la familia desde un principio.

Hay familias que enen historiales de depresión diagnosticados. En estos casos, los niños d estas familias son la población más vulnerable por cuanto pocas veces son diagnosticados a tiempo. 
Igualmente, las escuelas y los centros de atención a los niños deben estar informados correctamente cómo diagnosticar la posible depresión en los niños y adolescentes y las consecuencias a las cuales se deben preparar como grupo de presentarse los casos de depresión.

Cada día es más común la incidencia de suicidios juveniles a causa de bullying, abusos sexuales, uso de drogas, violencia y conductas antisociales que señalan la aparición temprana de la depresión. 
Es en estos niveles donde se deben invertir tiempo y recursos para orientar a familias, profesores y comunidades sobre los efectos desastrosos de la depresión y cómo buscar ayuda profesional. 
Además de los niños, las mujeres y la población conformada por adultos mayores están susceptibles de experimentar depresión aun cuando no se haya diagnosticado con anterioridad. 

Estos casos son de primordial necesidad debido a la vulnerabilidad que presentan. La mejor opción en la lucha contra la depresión es la prevención. Se deben implementar programas educativos, de recreación y formación y ayuden a las personas a enfrentarse a la depresión cada día más común en la sociedad moderna. 

Hay que ser objetivos y aceptar que muchas personas carecen de apoyo de familiares para luchar contra la depresión. Sin embargo, no estamos solos. Siempre se puede conectar con personas que se encuentran en la misma situación y que enen como meta contribuir al bienestar de otros. Siempre podemos ser ese contacto que otra persona necesita para sobrevivir.

Cuando se diagnostica la depresión, la persona en que asumir su condición y aceptar las limitaciones a las que lo puede someter la enfermedad sin llegar a esclavizarse a ésta, o sentir que su vida ha llegado a su fin.
La depresión se puede romper, se puede quemar. Hace falta construir lazos de fortaleza que funcionen en los momentos de debilidad. Estos lazos pueden referirse a alianzas de información sobre las mejores opciones para dirigir las necesidades del paciente, a contactos de oportunidades profesionales para que la persona recupere su valía, y a una red de profesionales multidisciplinarios que apoye en los momentos cruciales.

Cuando se forma parte de una comunidad, se forma parte de una familia. Para el paciente con depresión es primordial que pueda sentir pertenencia y descubrir fácilmente alternativas de recuperación. Construir una comunidad de apoyo y fortalecimiento puede salvar la vida de muchas personas con esta enfermedad.

Cómo Mantenerlo

Obviamente, todos estos proyectos de apoyo y acción requieren de recursos económicos para que se puedan mantener, lo mismo le pasa a una persona con depresión: requiere disponer recursos. La depresión no es una emoción pasajera. 

 La depresión es una enfermedad silenciosa que se retroalimenta con más episodios de depresión que van deteriorando la capacidad de reacción y se convierten en crónicos. La construcción de una comunidad de apoyo es indispensable para que los pacientes con depresión pueden interrelacionarse y aprender a responder ante las circunstancias que disparan la depresión por medio del autocontrol de su conducta, sus reacciones y sus emociones.
La misma depresión puede ser determinante para que se abandone todo po de ayuda por miedo a molestar, por el estigma que la depresión genera en la sociedad, y por la falsa creencia de que ya se superó la enfermedad.

Una vez que la persona haya experimentado la depresión, deberá continuar observando sus reacciones para evitar las recaídas. La depresión no se cura, pero se puede mantener un nivel de actividades y estrategias que conlleven al alcance de estados de ánimo que favorezcan la superación de cada episodio.

Es necesario crear conciencia en la sociedad sobre la brecha de injusticia e indiferencia social que está aumentando los casos de depresión en la población en general sin distingo de edad, género, o estatus social. 

Hay poblaciones vulnerables que no están siendo atendidas por las instituciones gubernamentales haciendo que el gasto médico público y la incapacidad personal por enfermedades mentales sea superior cada año sin lograr disminuir o atender la problemática.
Para mantener las comunidades de apoyo y soporte a las personas que sufren de depresión se debe lograr involucrar a instituciones privadas y públicas en la construcción de una sociedad más sensible y menos enferma. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *